Saltar al contenido

Cómo destapar un oído lleno de agua

¿Quién no ha tenido alguna vez los oídos llenos de agua? Tanto cuando te duchas como cuando vas a la piscina o al mar tienes riesgo de retener agua en tu conducto auditivo. ¡Sobre todo en época calurosa! Normalmente sale sola, de forma natural, o también al ayudarnos de una toalla o un paño, pero…

¿Qué ocurre cuando el agua queda dentro y estancada? … Entonces puedes sufrir una inflamación o infección de oído.

Pero… ¡tranquilo! Aquí encontrarás unos trucos caseros para eliminar el agua bloqueada. Podrás ponerlos en práctica en casa… para uno de ellos necesitarás algo tan simple que seguro tendrás a mano: un secador. Cuida tus oídos, evita males mayores y deshazte de esa desagradable dolencia.

5 trucos para destapar un oído lleno de agua

¿Te gustaría conocer algunos trucos para destapar tus oídos de agua y eliminar esa molesta sensación? Pues aquí te dejamos unos remedios realmente efectivos. ¡Prácticamente no necesitarás nada más que tu mano! Y en algunos casos un poco de paciencia. En pocos minutos conseguirás librarte de esa agua tan molesta.

Tan pronto sientas la sensación de agua atrapada en tus oídos, intenta echarla para fuera antes de que quede retenida en su interior. Con los remedios que leerás a continuación no solo conseguirás echar fuera toda el agua, sino que lo harás en un tiempo muy breve. Veamos los 5 trucos más eficaces:

Succiona con la mano

Un método no intrusivo y muy eficaz para eliminar el agua de los oídos es este: No necesitas nada más que tu propia mano. Ladea la cabeza hacia el oído tapado. Coloca la palma de la mano estirada sobre él como si fuese una ventosa y luego sepárala. Hazlo repetidamente y el agua comenzará a salir. El siguiente video te explica cómo:

Utiliza el secador

Aunque este método funciona si tienes poca agua, también es muy efectivo. Si te entra agua en el conducto auditivo y no eres capaz de retirarla con una toallita, puedes coger directamente el secador y colocarlo frente al oído. ¿Qué potencia debes aplicar? Siempre aire caliente, pero a la mínima potencia, y separando al máximo el secador del oído, para que actúe sin dañarnos.

Inclina tu cabeza

¿En cuál de ellos te ha entrado agua? Inclina tu cabeza hacia él y déjalo así durante unos minutos. Si ves que no sale nada intenta dar saltos o moverte con la cabeza inclinada hacia el lateral para ayudar a su evacuación. Ayúdate de las manos para estirar la zona del lóbulo y facilitar el proceso.

Duerme sobre tu oído tapado

¡Las leyes físicas también están contigo! Aprovecha la fuerza de la gravedad para destapar tu oído. Basta con que duermas de lado, sobre tu oído lleno de agua, para que poco a poco esta vaya saliendo. Cuando te despiertes deberías estar perfecto y con el oído destapado.

Suénate

Una técnica efectiva y rápida es taparte la nariz con los dedos e intentar sonarte. Sentirás cómo tus oídos se destapan, pero ¡cuidado! Suénate ligeramente, ¡nunca fuerte! ya que podrías dañar tus oídos.

Precauciones y advertencias

¿Sientes molestias a pesar de todo? Entonces acude a tu médico, pues igual has tenido demasiado tiempo el agua retenida o eres una persona sensible y te ha hecho daño. El agua de alberca suele ser una de las causas más comunes de este problema. Cuando salgas del agua de piscina utiliza rápidamente una toalla o un paño para eliminarla. Intenta crear este hábito para después de nadar. Por último, evita echarte gotas para los oídos, excepto por prescripción médica.

También te interesará